España,  Europa

El Torcal de Antequera: una maravilla (aún) desconocida

Uno de los parajes naturales que más nos ha sorprendido en nuestra ruta por Andalucía ha sido el Torcal de Antequera. Si os somos sinceros, no lo conocíamos hasta que vimos algunas fotos impresionantes en Instagram. Nos informamos un poco y nos flipó. El hecho que sea de fácil acceso, gratuito, con rutas de diferentes niveles y, sobretodo, de una belleza impresionante, hace del Torcal de Antequera un destino perfecto para los amantes de la naturaleza, de los trekkings y para los que estén en ruta por el sur de España. ¿Quieres saber un poquito más sobre el Torcal de Antequera y sobre nuestra experiencia?

¿Dónde está el Torcal de Antequera? ¿Cómo llegar?

Esta maravilla de la naturaleza se encuentra en la provincia de Málaga, a 15km de Antequera y 53km de Málaga ciudad, desde la que se tarda una hora en coche aproximadamente. ¿Cómo llegar? Como somos gente moderna y sencilla, os diremos que si vais en coche la mejor manera de llegar es escribiendo «Torcal de Antequera» en Google Maps. Llegarás al centro de visitantes, desde donde podrás empezar las diferentes rutas. Hay un parking bastante grande pero si se llena no te dejarán subir en coche. Para evitar eso, mejor ir prontito.

¿Qué horario tiene el Torcal de Antequera? ¿Y cuál es su precio?

Pues la respuesta a ambas preguntas te va a gustar: ni horario ni precio. El Parque Natural Torcal de Antequera no tiene horario de apertura ni clausura, por lo que puedes ir a la hora que quieras. Evidentemente recomendamos ir de día y, si es verano, evitar las horas de más calor. Respecto al precio, gratis. Dejas el coche en el parking, que también es gratis, andas, y te vas. Eso sí, si quieres un guía tendrás que pagarle algo.

Y entonces, ¿cómo se visita el Torcal de Antequera?

Hay dos tipos de visitas al Torcal, la libre y la guiada. Para las visitas guiadas (y para más información) os recomendamos entrar en la web oficial del paraje natural Torcal de Antequera. La visita libre es la que hicimos nosotros, y la que hacen la mayoría de personas, y os contamos cuatro cosillas aquí.

En el parque hay 3 rutas de senderismo perfectamente señalizadas. Es imposible perderse. Por lo general es un terreno muy pedregoso e irregular, por lo que es muy recomendable no abandonar los senderos señalizados. Dicho esto, es legal salirse de la ruta. Las diferentes rutas son las siguientes:

  • Ruta Verde: Se tardan aproximadamente 45 minutos en hacer los 1.5km de la ruta. La dificultad es media-baja y el terreno es bastante pedregoso. No hay mucho desnivel, por lo que no es una ruta muy cansada. Es perfecta para hacer con niños.
  • Ruta Amarilla: El primer y último tramo es el mismo que la ruta verde, pero esta ruta es más larga, unos 3km. Se tarda unas 2 horas en hacer todo el recorrido. Hay un poco más de desnivel y la dificultad es media. Hay zonas con más vegetación y por momentos te sentirás en medio de un laberinto, pero no te preocupes, no hay pérdida. Es la ruta que hicimos nosotros, más adelante os contamos nuestra experiencia.
  • Ruta Naranja: es una ruta lineal que empieza en uno de los parkings y termina en el otro. Son 3.6km con un gran desnivel. Se tarda unas 3.5 horas en hacerse.
Para cualquiera de las rutas se recomienda calzado de montaña ya que el terreno es pedregoso y a veces resbaladizo. Se recomienda también llevar agua y dependiendo de la época de año ropa de abrigo o gorra para el sol. Puede hacer mucho calor y mucho frío.

Nuestra experiencia en el Torcal de Antequera

La verdad es que nos encantó. Es una excursión perfecta si estás de ruta o te alojas en la provincia de Málaga. Nosotros estábamos en ruta por Andalucía y aprovechamos una mañana (partiendo desde Málaga) para visitar el Torcal y después ya seguimos nuestra ruta hacia Nerja.

Fuimos muy temprano, por el tema del calor. Llegamos hacia las 8.30 de la mañana, nos calzamos las botas y empezamos a andar. Hicimos la ruta Amarilla y la recomendamos muchísimo. Nosotros la hicimos en poco menos de dos horas pero nos paramos para hacer fotos y volar el dron. Por cierto, no está permitido volar el dron, pero lo supimos ya después de hacerlo volar.

Lo dicho, el terreno es pedregoso pero es una ruta muy fácil y divertida. Los paisajes son increíbles y además estábamos solos, había muy poca gente. La ruta Amarilla te hace pasar por zonas de más vegetación, caminos estrechos entre rocas, zonas con miradores impresionantes… una pasada. Como podéis ver en las fotos, es una zona de gran belleza visual. Y si tenéis suerte estaréis acompañados de cabras montesas que descansan en lo alto de las piedras.

Esperamos que os hayamos animado a visitar este parque natural que, de momento, es bastante desconocido. ¡Estamos seguros de que os encantará!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *